sábado, 7 de enero de 2012

Miss

Y una noche más mirando por la ventana, dejando escapar leves suspiros imaginando el momento de volver. Siento una dependencia hacia ese lugar. Es extraño. Quizas porque allí viví cosas que no viví en ningun otro lugar, quizas porque las sensaciones que despertaban en mi al pisar aquel pedazo de bosque eran tales que no hay palabras para describirlo. Puede que la estúpida distancia sea la causa de que lo añore tanto. Realmente añoro sentirme tan llena, tan relajada, en paz.
Mirar hacia el cielo y perderme en un mar de estrellas, invisibles desde cualquier otro lugar. Saber que ese lugar es mío y de nadie más. Saber que ahí puedo ser libre y pasarme horas atrasando la hora de volver a casa. Temiendo que algun día, ese sitio desaparezca y no vuelva más.
Suena irreal. Absurdo. Irónico quizás.
Es mi mar de estrellas, de luces que me protegen aun estando sola.
Shh, que nada estropee el silencio. Quiero disfrutar de él hasta que vuelva a amanecer y todas esas estrellas desaparezcan de un soplo.
#SuperDuper

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada