domingo, 4 de diciembre de 2011

Live Free

Recuerdo cuando él y yo caminabamos de la mano hacia ese lugar desconocido, nuestro lugar, un secreto del que nadie más tenia constancia.
Nos tumbábamos en aquel claro, rodeado de árboles, en silencio. No había palabras para describir las sensaciones que en mi despertaba ese lugar. Quedarse simplemente callados, mirándo la inmensidad del cielo, mientras a nuestro alrededor la vida nocturna del bosque seguía su curso.
Sentirse en calma, lleno, completo por un instante. Cerrar los ojos mientras sientes sus caricias en la nuca, limitarte a respirar y disfrutar de la calma, de esos momentos tuyos y suyos, de nadie más.
Observar las pequeñas zonas alumbradas por la luz de la luna, que os vigila. Adormecidos, os mirais el uno al otro, no hace falta decir nada. Aveces una mirada vale más que mil palabras.
Sentirse bien, sentirse pleno, sentirse libre.
Indescriptible
#SuperDuper

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada